Beta-glucanos: propiedades y beneficios

Los betaglucanos son un tipo de fibra soluble presente en la avena, cebada y otros alimentos. Entre sus principales beneficios se encuentran la reducción del colesterol, control de la glucosa y favorece la salud de la microbiota intestinal.

Los beneficios de los beta-glucanos están relacionados con la capacidad de la fibra soluble para formar un gel viscoso que prolonga el tiempo en el que el estómago pasa el alimento hacia el intestino, frenando así la absorción de triglicéridos, colesterol y glucosa; favoreciendo el mantenimiento de niveles adecuados de estos compuestos en la sangre.

Este efecto ha sido demostrado en numerosos estudios con una ingesta mínima de 3 gramos de betaglucanos de avena al día (100 gramos de avena contienen de 3 a 8 gramos de betaglucanos).

Para mejorar su acción en el cuerpo se recomienda que la avena se caliente con agua, pues esta técnica aumenta su viscosidad. Además, se ha observado que tienen mayor efectividad cuando se consume en preparaciones líquidas que sólidas.

Los betaglucanos se consideran también fibras prebióticas, pues el tracto digestivo no puede digerirlas y son utilizadas por la microbiota intestinal, promoviendo el crecimiento de especies benéficas como los Lactobacillus y Bifidobacterias.

Para potencializar sus beneficios se recomienda consumir probióticos, algunos presentes también en alimentos funcionales como el Lactobacillus casei Shirota, bacteria que promueve la salud digestiva y favorece el buen funcionamiento del sistema inmunológico.

Todas las propiedades antes mencionadas hacen que los alimentos que contienen betaglucanos puedan considerarse “alimentos funcionales”, ya que promueven la protección cardiovascular y mejoran el ambiente intestinal. ¡Agrégalos a tu dieta de manera frecuente!