Yodo un oligoelemento esencial en el embarazo e infancia

El consumo adecuado de yodo durante el embarazo es indispensable para la formación de hormonas tiroideas maternas y un adecuado desarrollo neurológico del bebé. Su deficiencia es considerada una de las principales causas nutricionales de retraso mental prevenible.

Cambios de la tiroides durante el embarazo

Sabías que, las mujeres durante el embarazo necesitan un 50% más de yodo para producir hormonas tiroideas.
  1. Aumenta el tamaño de la glándula tiroides.
  2. Incrementa la producción de hormonas tiroideas.

Estas hormonas son necesarias para:

  • El desarrollo embrionario.
  • El crecimiento somático.
  • La diferenciación y maduración del sistema nervioso central.

 

Todos estos cambios precisan un aporte adecuado de yodo en cantidades necesarias para prevenir su deficiencia. El requerimiento de este compuesto va de 110 a 130 microgramos al día en el caso de la infancia y para las mujeres embarazadas y en lactancia va de 220 a 290 microgramos al día respectivamente.

Las principales fuentes dietéticas son la sal yodada, pescados y mariscos, productos lácteos y huevo. En el caso de los niños, los productos lácteos son una de las fuentes principales de yodo, esto derivado a que la alimentación del ganado es enriquecida con este oligoelemento.

Además, se tiene que garantizar la correcta absorción intestinal de este elemento, a través de una microbiota intestinal saludable, la cual se puede logar consumiendo probióticos como el Lactobacillus casei Shirota.