Salud intestinal en personas con hipotiroidismo

El hipotiroidismo se caracteriza por la disminución de la función de la glándula tiroides, se relaciona con alteraciones gastrointestinales que pueden variar en intensidad y, a veces, son la única pista de enfermedad tiroidea.

El mecanismo por el cual las hormonas tiroideas pueden influir en la salud gastrointestinal de las personas con hipotiroidismo aún no está completamente claro, sin embargo, se cree que puede estar mediado por un efecto directo de las tiroxinas o un efecto indirecto mediado por catecolaminas sobre los receptores de las células musculares.

Alteraciones gastrointestinales

  • Enlentecimiento de los movimientos intestinales y estreñimiento.
  • Sobrecrecimiento bacteriano.
  • Disminución de la sensación del gusto.
  • Atrofia gástrica.
  • Hígado graso no alcohólico.
  • Enfermedad celíaca.

La disbiosis intestinal puede ocasionar síntomas gastrointestinales e interferir con la absorción de levotiroxina. Además, la disminución en la capacidad de producir ácidos grasos de cadena corta en personas con hipotiroidismo también afecta la salud intestinal.

Recomendaciones para una buena salud digestiva en pacientes con hipotiroidismo:

  1. Alimentarse de forma saludable.
  2. Consumir alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, cereales integrales y leguminosas.
  3. Realizar al menos 150 minutos de ejercicio físico a la semana.
  4. Beber abundantes líquidos.
  5. Consumir probióticos.

El uso de probióticos en personas con hipotiroidismo está diseñado para mejorar la salud de la tiroides, ayudar al equilibrio de la microbiota intestinal y reducir alteraciones gastrointestinales.

Los probióticos se pueden obtener a través del consumo de lácteos fermentados con bacterias vivas, como el Lactobacillus casei Shirota, que puede contribuir a mejorar la digestión, prevenir enfermedades gastrointestinales y disminuir molestias del estreñimiento.