¿Qué son los limonoides?

Son compuestos que se encuentran en los tejidos, semillas y cáscaras de frutas cítricas; sus propiedades a la salud incluyen actividad antioxidante, anticancerígena, antibacteriana, antiviral y antidiabética.

Se han aislado alrededor de 100 pero los más conocidos son la limonina, responsable del sabor amargo de las semillas de cítricos, seguido por la nomilina de un sabor más agradable y que se produce durante la maduración de los frutos.

Su efecto más estudiado es el quimiopreventivo o de terapia contra el cáncer, que se asocia a su capacidad de inducir el sistema de enzimas desintoxicantes.

En diversos estudios se ha demostrado que dichos compuestos pueden inhibir el crecimiento de células cancerosas de estómago, mama, piel, colon y páncreas. Como ejemplo en la naranja agria se encontraron 2 limonoides que ayudan a detener el crecimiento de células de cáncer de colon.

La principal fuente de limonoides se encuentra en:

  • Limón
  • Naranja
  • Mandarina
  • Lima
  • Toronja

Son especialmente abundantes en los jugos de dichas frutas y se puede notar su presencia porque provocan un amargor retardado cuando las bebidas están a temperatura ambiente.

Los limonoides también han mostrado actividad antiinflamatoria por medio de la modulación de células del sistema inmune.

En regiones amazónicas estos compuestos son utilizados como agentes para tratar la malaria y el paludismo por su actividad antiviral y antiparasitaria.

La microbiota intestinal participa en la biotransformación de los limonoides, es decir facilita los procesos por los cuales el cuerpo puede utilizarlos; por ello es recomendable mantenerla saludable mediante un estilo de vida saludable y el consumo de bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota.