Hígado: nuestro laboratorio metabólico

El hígado es uno de los órganos más versátiles del cuerpo humano. Realiza más de 500 funciones vitales para el organismo. Almacena, procesa y transforma diferentes sustancias provenientes de nuestra alimentación, por ello se le considera nuestro laboratorio metabólico.

Entre sus funciones más importantes se encuentran:

  • El metabolismo de las proteínas, las grasas y los hidratos de carbono.
  • Almacena vitaminas (vitamina A y B12), minerales (hierro, zinc y cobre) y glucógeno: los cuales pueden ser utilizados cuando el organismo los necesite.
  • Sintetiza del 85 al 90% de las proteínas de la sangre como albúmina que regula el equilibrio hídrico, fibrinógeno y protombina importantes para la coagulación y ferritina indispensables para el transporte de hierro.
  • Produce bilis que contribuye a la digestión y absorción de las grasas.
  • Promueve la absorción de vitaminas A, D, E y K.
  • Desintoxica de sustancias tóxicas y medicamentos.
  • Defiende al cuerpo a través de las células de Kupffer, encargadas de eliminar microorganismos patógenos.

Como se puede observar la salud del hígado será primordial para mantener los procesos necesarios para la vida, por ello es fundamental el conocimiento de su importancia y cuidado.

Para cuidar este órgano es recomendable:

  • Mantener un peso saludable.
  • Ser físicamente activo.
  • Tener una alimentación correcta.
  • Limitar el consumo de alcohol, evitar automedicarse y reducir la ingesta de grasas saturadas y carnes rojas.

Investigaciones médicas muestran que mantener una microbiota intestinal sana promueve la salud del hígado, que se logra al consumir diariamente probióticos como el Lactobacillus casei Shirota.