¿Puedo tomar leche si tengo el ácido úrico elevado?

El ácido úrico es un compuesto que se crea cuando el cuerpo descompone las purinas que se encuentran en alimentos como las carnes, mariscos, leguminosas, caldos, y bebidas alcohólicas (en particular cerveza y licores).

Las concentraciones elevadas de ácido úrico en sangre (hiperuricemia) es un factor de riesgo para el desarrollo de cálculos renales y gota, una forma muy común de inflamación articular dolorosa causada por la formación de cristales de ácido úrico dentro o alrededor de las articulaciones.

Cuando se tiene ácido úrico elevado se busca:

  • Disminuir el consumo de alimentos ricos en purinas.
  • Incrementar la excreción de uratos.
  • Promover el consumo de alimentos que ayuden a evitar la formación de cálculos de ácido úrico.

Dentro de estas recomendaciones, una de las intervenciones dietéticas más exitosas para reducir las concentraciones de ácido úrico en sangre es la ingestión de lácteos bajos en grasas. Varios estudios han observado una asociación inversa entre el consumo de leche y yogur con las concentraciones de ácido úrico y el desarrollo de gota.

Se cree que estos beneficios podrían deberse a las proteínas de la leche (caseína, lactoalbúmina, ácido orótico) y compuestos bioactivos, que ejercen un efecto uricosúrico en sujetos sanos.

 

Beneficios de la leche

  • Aumenta la excreción de ácido úrico a través de la orina.
  • Disminuye los sustratos precursores para la producción de uratos.
  • Tiene propiedades antiinflamatorias.

También se ha demostrado que el consumo de ciertas especies probióticas como los Lactobacillus contribuyen a la reducción de los niveles de ácido úrico en sangre en personas con hiperuricemia. Una opción viable para adquirir estos probióticos es a través del consumo de lácteos fermentados con Lactobacillus casei Shirota. ¡Inclúyelos como parte de tu alimentación diaria!