La quercetina y el Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la principal causa de demencia en todo el mundo, que implica un deterioro progresivo de la función cognitiva que afecta gravemente la vida diaria. Se han estudiado diferentes antioxidantes con efectos neuroprotectores entre los que destaca la quercetina.

La quercetina es un antioxidante natural proveniente de los flavonoides y es responsable de la pigmentación de muchas frutas y verduras. Se le atribuyen propiedades neuroprotectoras y antiinflamatorias relacionadas con el Alzheimer.

La quercetina puede atravesar la barrera hematoencefálica y ejercer efectos contra el Alzheimer.

  • Suprime procesos neuro-inflamatorios.
  • Estimula la regeneración de las neuronas.
  • Retrasa el deterioro cognitivo, mejorara el aprendizaje, la memoria y el procesamiento de la información.

De igual manera diversas investigaciones han evidenciado su efecto sobre el sistema vascular al mejorar el flujo de la sangre hacia el cerebro, lo que también protege a las neuronas de lesiones causadas por neurotoxinas.

La quercetina se encuentra en alimentos como ajo, alcaparra, arándano, apio, cebolla morada, espárrago, frutos rojos, granda, lechuga de hoja roja, manzana, mango, membrillo y zapote. Por lo que, la gente la consume constantemente en la vida diaria.

Se estima que la ingesta dietética de flavonoides totales es de 200 a 350 mg/día y la ingesta de quercetina es de 10 a 16 mg/día. Sin embargo, hay que considerar que la biodisponibilidad de la quercetina depende de la integridad del intestino para garantizar una buena absorción.

El consumo de bacterias probióticas como el Lactobacillus casei Shirota ofrece un valor agregado al ayudar a estimular el crecimiento de bacterias buenas que contribuyen a la salud intestinal.