Alrededor del colesterol existen concepciones erróneas que lo han encasillado como un elemento nocivo para la salud, pero la realidad es que juega un papel fundamental en el cuerpo humano, es una grasa de origen animal, que tiene funciones tan importantes como:

  • Formar parte estructural de la membrana celular.
  • Intervenir en la formación de hormonas.
  • Participar en la síntesis de vitamina D, sales biliares, entre otros.

 

Por tal razón, es importante consumir las cantidades adecuadas de colesterol para que el organismo realice estas funciones adecuadamente.
Cuando se excede el consumo de colesterol, al ser una grasa de origen animal, puede ocasionar enfermedades, ya que se acumula en las arterias (aterosclerosis), provocando que se vuelvan más estrechas, dando origen a enfermedades circulatorias y cardiacas.

Existen dos tipos de colesterol:

  • El “bueno” llamado HDL (High Density Lipoporotein), es aquel que tiene la misión de limpiar las arterias.
  • El “malo” llamado LDL (Low Density Lipoprotein), que puede provocar enfermedades, ya que se deposita en las arterias y aumenta el riesgo de padecer cardiopatía coronaria.

 

Es recomendable realizarte de manera periódica un estudio para conocer
tus niveles de colesterol total, detallando las cantidades de HDL y LDL.

Si te han detectado niveles de colesterol LDL elevado, es necesario que te apegues lo más que puedas a tu tratamiento médico y que modifiques tu estilo de alimentación.
Lo primero, es evitar el consumo de alimentos cuyo contenido de colesterol es elevado:

tabla01_jun2102Para elevar los niveles de colesterol bueno (HDL) en tu sangre debes:

  • Mantener un peso saludable.
  • Preferir las grasas de origen vegetal sobre las de origen animal: aceite de maíz, oliva ó canola.
  • Moderar el consumo de alimentos cuyo contenido de colesterol es elevado: vísceras, mariscos, algunos quesos (revisa las etiquetas).
  • Consumir por lo menos cinco raciones de verduras y frutas diariamente.
  • Incluir leguminosas en tu dieta: frijoles, habas, lentejas.
  • Disminuir el consumo de alimentos fritos, capeados y empanizados.
  • Elegir alimentos que contengan ácidos grasos omega: el pescado y atún.
  • Practicar algún ejercicio con regularidad como la caminata.

 

tabla02_jun2102Pero ten cuidado de no caer en el error de pensar que toda la grasa es mala, ni que hay que eliminar por completo el consumo de colesterol, ya que recuerda que es indispensable para ciertas funciones y si tu organismo no recibe la cantidad adecuada, él mismo lo empieza a generar a partir de fuentes internas, mecanismo conocido como colesterogenesis.

Algunas evidencias científicas recientes reportan el beneficio de probióticos para coadyuvar en la disminución del colesterol, por lo que se puede ampliar la recomendación a consumir con frecuencia probióticos para mejorar la calidad de vida.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot