¿Cómo debe alimentarse un paciente con VIH?

En la actualidad la infección por el virus de la Inmunodeficiencia humana (VIH)  es uno de los principales problemas de salud a nivel mundial. En México el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el sida (CENSIDA) estima que hasta el año 2013 existían 180,000 personas infectadas por VIH, siendo Yucatán el estado con más personas infectadas con el 11.4% del total.

Un aspecto muy importante que se debe aclarar es que tener VIH no significa tener SIDA, ya que estar infectado con VIH significa haber estado expuesto al virus, más no desarrollar la enfermedad, de hecho se puede permanecer sin síntomas durante mucho tiempo.

Por otro lado, el SIDA es una condición causada por el VIH, la cual ataca al sistema inmune y lo debilita, haciendo que el organismo sea más susceptible a padecer infecciones o enfermedades que pongan en riesgo la vida de las personas.

Una de las principales complicaciones de los pacientes con SIDA es la pérdida de peso causada por:

  • Disminución en la ingesta de alimentos.
  • El aumento de las demandas metabólicas.
  • Deficiencias en la absorción de nutrientes.
  • Presencia de diarreas frecuentes.

Todos estos elementos hacen que el manejo clínico de esta enfermedad sea muy delicado.

En la actualidad, la nutrición es una pieza clave en el tratamiento de esta enfermedad, debido a que ayudará a los pacientes durante la aparición de efectos secundarios relacionados con el uso de “antirretrovirales” y con la propia infección del VIH, además de evitar  las deficiencias nutricionales que puedan poner en riesgo la vida del paciente.

Por lo anterior es muy importante que los pacientes acudan con un nutriólogo, el cual se encargará de brindar una orientación nutricional adecuada. Aunque en la actualidad no existe una dieta específica para esta enfermedad, existen recomendaciones generales para cuidar la alimentación, algunas de ellas son:

  • Practicar una alimentación correcta basada en el plato del bien comer, así como el consumo de cítricos (naranja, mandarina, toronja, etc.), nutrimentos necesarios para mantener el buen funcionamiento del sistema inmune.
  • Evitar el consumo de alimentos fritos, empanizados, capeados o vísceras ya que contienen colesterol, grasa saturada y ácidos grasos trans.
  • Preferir alimentos cocinados a la plancha, vapor o asados.
  • Beber de 8 a 10 vasos de agua potable al día, ya que de esta forma se mantendrá hidratado el cuerpo.
  • Consumir refrigerios nutritivos como frutas, verduras ó nueces.
  • En ocasiones será necesario consumir un complemento o multivitamínico, el cual será recetado por el médico tratante.
  • Evitar en la medida de lo posible alimentos con conservadores, colorantes o saborizantes sintéticos.
  • Evitar el consumo de alimentos chicharrón, carnitas y embutidos como jamón o salchicha.
  • Consumir carne, huevo y pescado bien cocidos.
  • En el caso de la leche y sus derivados se recomienda consumir productos pasteurizados.
  • Elegir con mucho cuidado los lugares donde se consumirán los alimentos para evitar infecciones por alimentos contaminados.

Debido a que el sistema inmune puede verse debilitado, las medias de higiene y preparación de los alimentos deben aumentar, por lo tanto:

  • Se deben lavar las manos con agua y jabón antes de comer o preparar algún alimento.
  • Las frutas y verduras deben lavarse perfectamente antes de cocinarlas o consumirlas.
  • Los alimentos de origen animal como el pollo, carne, huevo o pescado deben estar bien cocidos antes de su consumo.
  • Si se consumen alimentos industrializados es muy importante checar la fecha de caducidad, para evitar cualquier infección gastrointestinal.

Sin embargo, debemos recordar que la infección por VIH y el uso de medicamentos durante el tratamiento pueden provocar diversas complicaciones a la hora de comer como son:

  • Falta de apetito
  • Diarreas frecuentes
  • Nauseas y vómitos
  • Ulceras (llagas) en la boca

Hoy en día diversos estudios han sugerido, por ejemplo  el uso de probióticos como coadyuvantes en el tratamiento de este padecimiento para disminuir algunos trastornos gastrointestinales secundarios, además de estimular la acción del sistema inmune innato. Sin embargo, aun faltan más estudios por desarrollar para demostrar que su uso continuo no causará algún efecto adverso en estos pacientes.

Una alimentación correcta y la vigilancia nutricional constante son elementos indispensables en personas con VIH, debido a que pueden aminorar  los efectos secundarios del consumo de medicamentos o terapias para tratar este padecimiento, mejorando así su calidad de vida.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot