¿Cómo evitar lesiones durante el ejercicio?

La práctica regular de ejercicio puede ayudar a mejorar la calidad de vida, pues son amplios los beneficios que aporta a la salud. Sin embargo, en ocasiones puede ocurrir alguna una lesión, esto sin importar la experiencia o nivel de condición física. Algunas veces ocurren de manera accidental, otras pueden ser el resultado de malas prácticas de entrenamiento o lesiones previas no bien rehabilitadas.

Sin las debidas precauciones, se pueden tener lesiones de todo tipo, por eso a continuación te presentamos cuáles son las más comunes al realizar ejercicio:

  • Tirón o desgarres de músculos y tendones
  • Esguinces o torceduras de ligamentos
  • Lesión de hombro o rodilla
  • Calambre en pierna
  • Dislocaciones
  • Fracturas
  • Accidentes (caídas, golpes, etc.)

 

Para evitar lesiones debemos tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Si eres mayor de 45 años o llevas mucho tiempo sin realizar ejercicio y ya padeces alguna enfermedad crónica o una lesión previa, es necesario consultar al médico antes de comenzar un programa de ejercicios.
  • Siempre realiza el calentamiento adecuado antes de empezar, esto ayuda a tu cuerpo a prepararse para el esfuerzo físico, aumenta gradualmente el ritmo cardiaco y afloja los músculos y las articulaciones. En tu rutina de calentamiento puedes realizar actividades que consistan en movimientos pequeños y repetitivos de las articulaciones.
  • Al terminar el ejercicio es importante realizar movimientos de enfriamiento, esto para llevar lentamente tu ritmo cardiaco a la normalidad. Caminar durante cinco a diez minutos después del ejercicio servirá.
  • Recuerda estirar correctamente antes y después del ejercicio, esto ayudará a aumentar la flexibilidad y reducir el riesgo de dolor muscular y lesiones.
  • Si vas a comenzar una nueva rutina de ejercicio comienza lento y gradualmente aumenta la intensidad, duración y frecuencia.
  • No te exijas demasiado. Lleva tu propio ritmo. A medida que tus habilidades aumenten, serás capaz de poner una prueba más. No te esfuerces más allá de tus límites.
  • Usa el vestuario y calzado  adecuado para tu entrenamiento.
  • Procura que una persona capacitada planee y supervise tu rutina de ejercicio. Así sabrás como realizar el trabajo correctamente, de forma segura y realista.
  • Alimenta tu cuerpo correctamente y bebe agua antes, durante y después del ejercicio.
  • Es necesario mantener una higiene corporal básica, como no usar dos veces la misma ropa deportiva, ducharse después de la práctica deportiva y ponerse ropa limpia.

Las lesiones pueden ocurrir, cuando las medidas preventivas no son tomadas en cuenta. En caso de sufrir alguna lesión se recomienda:

  • Reposo, colocar hielo en la zona afectada, aplicar un vendaje de compresión y elevar la lesión para evitar la hinchazón.
  • Medicamentos antiinflamatorios pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación.
  • Evita toda actividad que ponga en riesgo la lesión, hasta que haya sanado completamente.

Dentro de los buenos hábitos que te propongas realizar, recuerda que debes tener una alimentación correcta, donde debes incluir el consumo frecuente de probióticos y así mejorar tu salud intestinal.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot