¿Cómo se alimenta a una persona con hemofilia?

La hemofilia es una enfermedad hereditaria que se presenta por una deficiencia en la coagulación de la sangre. Sus síntomas principales son las hemorragias en los órganos, articulaciones y músculos.

La alimentación de un paciente con hemofilia no difiere de la de una persona saludable; aunque no existen recomendaciones nutricionales especiales, se deben considerar las comorbilidades presentes, como diabetes, obesidad, enfermedades hepáticas u osteoarticulares.

Una alimentación saludable para alguien con hemofilia debería incluir:

 

  • Hierro: preventivo ante la anemia, sobre todo tras episodios de sangrado. Se encuentra en carnes magras, aves, pescado, leguminosas, cereales fortificados y espinacas.
  • Vitamina C: promueve la absorción de hierro y es vital para los vasos sanguíneos. Se halla en frutas cítricas, tomates y pimientos.
  • Vitamina K: esencial en la síntesis de factores de coagulación, está presente en verduras de hoja verde como espinacas y brócoli.
  • Vitamina D: importantes para los huesos, se pueden obtener de lácteos, leche fortificada y exposición al sol.
  • Fibra: fundamental para la digestión, disponible en frutas, verduras y granos enteros, previene el estreñimiento que algunos medicamentos pueden causar.
  • Hidratación: el agua es esencial para mantener la sangre en un estado óptimo y prevenir la formación de coágulos.

Además, se recomienda el consumo diario de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota para ayudar a mejorar la salud intestinal y disminuir molestias del estreñimiento, un efecto secundario común en el tratamiento de la hemofilia.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot