¿Cuáles productos son lácteos fermentados?

Los productos lácteos fermentados también forman parte de las recomendaciones y guías de una alimentación saludable, ya que

 

 no solo aportan nutrientes indispensables y una mayor biodisponibilidad de éstos, también algunos de ellos pueden contener bacterias consideradas probióticas que favorecen una microbiota intestinal adecuada para el mantenimiento de la salud.

De los lácteos fermentados con mayor consumo en nuestro país encontramos:

Alimentos o productos lácteos fermentados
Son productos lácteos obtenidos mediante la mezcla de leche fermentada con agua potable, con o sin otros ingredientes como azúcares y aromatizantes.
En algunos de estos productos se han incorporado bacterias probióticas, como el Lactobacillus casei Shirota, que actúa en la flora intestinal, desplazando a los patógenos, produciendo sustancias benéficas e interviniendo posiblemente sobre los mecanismos de la inmunomodulación.
Para obtener estos beneficios es necesario que las bacterias probióticas se encuentren vivas en el producto final, sean incorporadas en cantidad suficiente, que aseguren su capacidad de supervivencia a las barreras fisiológicas del estómago (jugos gástricos) e intestino delgado (sales biliares), que lleguen al intestino y lo colonicen, y que sean consumidos de manera frecuente.
En consecuencia, es recomendable la incorporación de productos o alimentos lácteos fermentados con probióticos en la dieta de la familia y desde los primeros años de vida, para el cuidado de la salud.

Quesos
El queso es uno de los alimentos más versátiles y a la vez es muy codiciado en el mundo. De acuerdo con la leyenda, fue “descubierto” hace más de 4000 años cuando un comerciante viajaba cargando un poco de leche en una bolsa elaborada con un estómago de borrego. Las enzimas del interior de la bolsa combinadas con el calor, causaron que la leche se separara en cuajo y suero. Esa noche el comerciante se bebió el suero y se comió la masa que quedó, y así según la historia, surgió el queso.
Existe una extraordinaria variedad de quesos según sabores y texturas: frescos como el cottage y queso Oaxaca tradicional de nuestro país, duros como el parmesano, maduros como brie o camembert, entre muchos otros.

Chongos zamoranos
Es un producto del que se habla poco pero es un lácteo fermentado y se trata de una de las delicias tradicionales de la cocina mexicana y que tiene amplia aceptación. Es un postre de “leche cuajada” que resalta por su consistencia, suavidad y exquisito sabor. Su origen se atribuye a los conventos de la época virreinal, en la ciudad de Zamora de Hidalgo, Michoacán.

Jocoque
Este alimento destaca en la gastronomía de la cultura árabe y otras del Medio Oriente. Se considera que cuando se introdujo a México por los colonizadores se le dio el nombre con el que lo conocemos al relacionarlo con el vocablo náhuatl xococ que significa “cosa agria”, mismo vocablo empleado en la palabra xoconoxtle. Siendo un derivado de la leche, tiene básicamente las mismas características que ésta, solo que por el proceso de fermentación se absorbe más fácilmente.

 Leche búlgara
En el viejo continente se le conoce como kéfir, y en nuestros días en México puede ser el lácteo fermentado más popular por su facilidad de producción casera, ya que sólo basta con conseguir los “búlgaros” para disfrutarlo en casa. Se le han atribuido muchas propiedades para la salud, no todas ellas bien fundamentadas, pero comparte los beneficios nutricionales de los demás lácteos fermentados al ser un derivado de la leche.

Yogurt
Es uno de los productos más populares de los lácteos fermentados y de gran disponibilidad. Su producción es muy variable: puede ser natural o con ingredientes añadidos como frutas, azúcar, cereales, entre otros; según su contenido de grasa puede ser semidescremado, descremado o entero, y según su textura se conoce como batido o sólido y bebible o líquido. También se fabrican bebidas y helados a base de yogurt.

 Mantequilla acidificada
Es un producto elaborado desde la antigüedad; en su origen, la mantequilla se obtenía de forma artesanal directamente del batido y amasado de la nata de leche. La elaboración de la mantequilla acidificada involucra la fermentación de la nata que mejora la conservación y marca su sabor y olor; también puede añadírsele sal, que en un principio actuaba como conservante y actualmente se adiciona como potenciador de sabor.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot