¿De dónde se obtiene la energía cuando hacemos ejercicio?

Cuando se analizan los factores que determinan el gasto energético en las personas, la actividad física es el componente que más puede hacer variar este gasto y por lo tanto el más difícil de predecir. A pesar de esta variabilidad y en términos generales, para conocer la fuente de dónde se obtendrá la energía se puede utilizar el tiempo que dura la actividad.

  • Durante la realización de actividad física breve o de baja intensidad, la glucosa en sangre se mantiene constante y proporciona suficiente energía para abastecer la que se consume en los movimientos musculares del cuerpo.
  • En actividad física prolongada o mediana/alta intensidad (de más de 20 minutos) disminuye la utilización de glucosa de la sangre y comienza la utilización de nuestras reservas de energía a partir de la grasa corporal.

Ahora, es importante conocer qué alimentos ofrecen nutrimentos energéticos y también, si esta energía es le lenta o rápida absorción.

  • Energía de rápida absorción. Es aquella obtenida de alimentos que se componen de hidratos de carbono simples, la absorción de éstos se reflejará en un tiempo muy corto como glucosa en sangre, y será utilizada en un periodo igual corto.

Este tipo de energía es usada principalmente durante la competencia y en los recesos dentro de la práctica de la actividad.

Los alimentos que ofrecen estos hidratos de carbono son las bebidas y geles para deportistas, jugos y néctares industrializados, bebidas azucaradas, panes y galletas refinados, jaleas y mermeladas.

  • Energía de lenta absorción. Esta nos la ofrecen alimentos compuestos por hidratos de carbono complejos, ya que para su utilización requiere más tiempo en el proceso de digestión. La energía de lenta absorción se ve reflejada en sangre en niveles más discretos, pero se mantiene así por más tiempo.

Se usa principalmente para crear reservas de energía, como las conocidas “cenas de carbos” en las cuales, la noche anterior a competencias como un maratón, se ofrecen alimentos ricos en carbohidratos complejos, como: pastas y panes integrales,  zumos de frutas con bagazo, frutas picadas, lácteos, entre otros.

¿Entre más, mejor?

Todavía existen dudas acerca de la cantidad óptima y mínima de actividad física necesarias a fin de obtener beneficios para la salud, y en especial, acerca de los efectos de la intensidad (por ejemplo leve frente alta). No obstante, es evidente que existe una relación directa entre la actividad física y el estado de salud, de modo que los incrementos en la actividad física y condición física provocan mejoras adicionales en el estado de salud.

 

energiaLas personas más activas físicamente presentan menos riesgo de padecer enfermedades crónicas y los mayores beneficios para la salud se obtienen cuando las personas más sedentarias empiezan a ser físicamente activas.

 

 

 

¿Qué beneficios obtengo?

Es necesario señalar que la práctica de ejercicio para mantener y mejorar la salud debe ir acompañado de una alimentación correcta con el fin de garantizar que exista un equilibrio entre la energía utilizada por el organismo y la que nos aportan los alimentos. Toma en cuenta lo siguiente si realizas algún ejercicio:

  • Los horarios de alimentación afectarán el rendimiento en la práctica de la actividad.
  • Para los niños el ejercicio es fundamental en su crecimiento y les ayuda a mantener un peso saludable.
  • La mejoría en la salud derivada de la actividad física en la infancia se transfiere a la edad adulta.
  • Las porciones de cada grupo de alimento dependen, además de la edad y el peso, también del tipo y tiempo de actividad que realizas.
  • Los suplementos de vitaminas y minerales, aunque resultan útiles en algunos casos, es necesario que sean indicados por un médico.
  • La práctica de actividad física y el consumo de alimentos que aportan buena cantidad de calcio como los lácteos y amaranto, favorecen esa reserva y, además, reduce las probabilidades de pérdida excesiva de este mineral en la edad adulta, conocida como osteoporosis.

 

¡Ahora ya sabes por qué y cómo conjuntar la actividad física con una buena alimentación!

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot