El Día Mundial de la Leche fue instaurado el 01 de Junio por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) con el objetivo de fomentar los beneficios del consumo de productos lácteos en las diferentes etapas de la vida.

La leche es considerada un alimento completo, el cual está presente en nuestra dieta, desde la infancia hasta la edad adulta. Además, algunos derivados de ella como el queso, el yogurt, o los lácteos fermentados con probióticos, aportan proteínas de alto valor biológico como la caseína. Además de minerales como el calcio y vitaminas como la A, D, E y K.

Hoy en día, existen diversas opciones de productos lácteos que cubren las necesidades de cada persona como los descremados que contienen menor cantidad de grasa y calorías, los deslactosados para las personas que son intolerantes a la lactosa de la leche.

También están los productos lácteos fermentados que ejercen actividades benéficas como:

  • Actividad sobre el sistema cardiovascular: Sus principales efectos están dirigidos a su actividad antitrombótica y antihipertensiva.
  • Actividad antioxidante: Debido a que no permiten la unión entre las moléculas y el oxígeno, evitan el oxidamiento de las mismas y como resultado, pueden retrasar el envejecimiento.
  • Actividad antimicrobiana e inmunomoduladora: Ya que inhiben la síntesis de proteínas y la división celular de microorganismos que pueden causar alguna enfermedad en el cuerpo humano.

Asimismo, los lácteos fermentados con probióticos son considerados alimentos funcionales debido a las bacterias benéficas que contienen, las cuales ejercen efectos positivos sobre la salud, entre los que destacan:

  • Ayudar a mantener la microbiota intestinal saludable.
  • Mejorar la digestión y absorción de nutrimentos.
  • Mejorar los movimientos intestinales (peristálticos), por lo que pueden disminuir el estreñimiento.
  • Ayudar a fortalecer el sistema inmune gastrointestinal.

Una de las cepas probióticas con mayor evidencia científica es el Lactobacillus casei Shirota, la cual ha demostrado grandes beneficios a la salud gastrointestinal, además de fortalecer el sistema inmune. Actualmente, éste se puede encontrar en productos a base de leche fermentada en todo el mundo.

Recientemente, han surgido nuevas líneas de investigación con probióticos dirigidas al tratamiento de enfermedades como la diabetes, la obesidad y el cáncer, en donde se ha demostrado que pueden ayudar a evitar complicaciones derivadas de estos padecimientos como  gastritis, colitis, mala absorción de nutrimentos, diarrea, entre otros.

Las acciones como el Día Mundial de la Leche son plataformas que tienen la finalidad de fomentar el consumo de productos lácteos para que las personas puedan disfrutar de sus grandes beneficios. Por esta razón, las autoridades gubernamentales, las instituciones educativas y la industria lechera, realizan grandes esfuerzos para aumentar la disponibilidad de la leche y sus derivados.

Así que no lo olvides, si buscas nuevas opciones para mejorar tu salud y prevenir enfermedades, qué mejor forma de hacerlo que a través del consumo de leche y sus derivados.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot