¿Es importante la educación alimentaria en niños?

El día de hoy sabemos que diversas enfermedades en niños, principalmente en edad escolar, están relacionadas con su alimentación.

tabla-1Problemas como obesidad, desnutrición, anemia, osteoporosis, cardiopatías, diabetes, pérdida de la salud dental e incluso trastornos de la alimentación como la bulimia o la anorexia nerviosa son enfermedades que lamentablemente afectan a un gran sector de la población infantil mexicana.

Muchas propuestas han surgido para mejorar “la alimentación” de los niños, pero tomando en cuenta nuestro papel como entes sociales, será importante conceptualizar este hecho desde una perspectiva más amplia y no limitándola solo a su relación con la nutrición, la salud o el “comemos para vivir”.

La alimentación va más allá del hecho mismo de alimentarnos

De manera frívola podemos limitar la alimentación de un niño al proceso de incorporar nutrientes y energía a su organismo para llevar a cabo los procesos vitales, metabólicos, de crecimiento, aprendizaje y recreativos del día a día, pero además, es importante no olvidar su tinte social. Diversos factores intervendrán en la alimentación de los pequeños como son la cultura, el ambiente en el que viven, los amigos, la familia, los medios de comunicación, entre otros.

Entonces, después de esta reflexión podremos entender que la alimentación es un acto “voluntario” y “consciente”, por lo tanto es susceptible de educación.

Educación alimentaria

En la actualidad muchos niños han mal aprendido a “llenarse” y no a “comer bien”, y al tratar de enseñarles la gran diferencia de estas ideas, lo hacemos de manera incorrecta. Es importante diferenciar que ellos no necesariamente deben aprender de la A a la Z de vitaminas y nutrientes, o los procesos metabólicos de las proteínas, ácidos grasos o carbohidratos, ya que puede volverse muy aburrido y más, si tratamos de hacerlo teóricamente.

La finalidad de la educación alimentaria es el hecho que ellos comprendan las normas básicas de la nutrición, los beneficios o consecuencias al consumir ciertos tipos de alimentos y que puedan optar por opciones más saludables. Recordemos que en la actualidad los niños poseen un alto poder de decisión.

¿Quién dijo que la educación alimentaria tiene que ser aburrida?

La mayoría de los niños aprenden más con ejemplos visuales y particularmente en el hogar a través del ejemplo Padre-Madre-Hijo. A partir del año 2005 contamos en México con una representación gráfica que promociona una alimentación correcta, “el plato del bien comer”. Esta guía puede ser un buen inicio para introducirlos a buenas prácticas de alimentación.

Es importante integrar a los niños al proceso de selección y preparación de alimentos. Esta medida favorece el proceso de identificación de los diferentes grupos: Verduras y frutas, cereales y leguminosas y alimentos de origen animal. Además de su precio y su valor nutritivo, existen algunos criterios para comprar alimentos inteligentemente. Que mejor manera de integrar a los niños al campo de la alimentación que compartir con ellos el momento de “surtir la despensa”

De esta manera, a temprana edad ellos podrán:

• Seleccionar alimentos frescos
• Comparar alimentos, productos, cantidades y precios
• Preferir las compras comunitarias como en recauderías
• Preferir frutas y verduras de estación
• Leer las etiquetas nutrimentales, aprender el tamaño de porciones y controlar fechas de caducidad.

Al tener un acceso físico y económico a alimentos de calidad, la educación alimentaria será determinante para ayudar a disminuir el riesgo de padecer en la edad adulta algún tipo de enfermedad de las llamadas “no transmisibles”.

Recomendaciones en la alimentación de un niño para “vivir sanamente”

• Recordar que el desayuno es la comida más importante
• Comer de manera suficiente, variada, equilibrada, adecuada a la edad
• Que las frutas y verduras representen el porcentaje más amplio de su alimentación
• Disminuir el consumo de sal y azúcar
• Preferir el consumo de cereales integrales
• Tomar agua en cantidades suficientes
• Consumir diariamente leche, yogures o quesos, alimentos indispensables para su óptimo desarrollo.

Recuerda que parte de una educación alimentaria en los niños, será fomentarles el cuidado de su salud intestinal. La importancia de descansar bien, manejo adecuado del estrés, buenas prácticas de higiene personal y el consumo habitual de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota formarán parte de un estilo de vida saludable.

Que la educación alimentaria sea parte fundamental en la formación de tu pequeño. Recuerda, ¡es la mejor edad para aprender!

 

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot