¿Existen alimentos que disminuyan el riesgo de cáncer?

En la actualidad, el cáncer es una enfermedad que afecta a millones de personas alrededor del mundo, por esta razón se ha comenzado a estudiar como el consumo de algunos alimentos puede incidir en la disminución del riesgo de padecer esta enfermedad.

Durante el XV Congreso Latinoamericano de Nutrición en el año 2009 se presentó un informe, el cual mencionó que el 35% de las muertes por cáncer pueden atribuirse en general al tipo de alimentación que se lleva todos los días, mientras que datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) mencionan que el 30% de los casos de cáncer se podrían evitar con una alimentación correcta.

Los alimentos por si solos no pueden generar cáncer, lo que si puede provocar esta enfermedad son los malos hábitos de alimentación y estilos de vida como sedentarismo y mal manejo del estrés, entre otros factores.

La Dra. Graciela García, oncóloga de la Asociación Española contra el Cáncer, menciona que “Una alimentación rica en grasas de origen animal, en carne roja y con menor consumo de frutas y verduras” puede desarrollar más rápidamente un tumor cancerígeno.

Por lo anterior, el Fondo Mundial para la investigación del cáncer (WCRF por sus siglas en ingles) y el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer (AICR) realizaron una revisión de diversos estudios que les permitió obtener la evidencia científica necesaria para concluir que existen ciertos alimentos y recomendaciones nutricionales que pueden ayudar a disminuir el riesgo de ciertos tipos de cáncer.

Si bien no existe una dieta “anticáncer” ni alimentos que tengan propiedades medicinales, elegir lo que comemos influye en nuestra salud, por este motivo a continuación presentamos una serie de alimentos que no deben faltar ya que pueden ayudar a disminuir el riesgo de padecer cáncer.

1.- Frutas y verduras.

El consumo de al menos 5 frutas y verduras al día, ayudará a reducir el riesgo de cáncer, debido a su alto contenido en fibra y citoquímicos incluyendo los antioxidantes, estos últimos ayudan a controlar la producción de radicales libres, elementos que pueden afectar a las células y promover su multiplicación descontrolada comenzando así el cáncer, algunos de los antioxidantes más conocidos son los carotenoides (que están en las zanahorias, espinacas, berros y acelgas) estos pueden ayudar a disminuir el riesgo de cáncer de mama, mientras que el Licopeno contenido en los jitomates puede disminuir el cáncer de próstata.

Vegetales como el brócoli, coliflor, ajo y cebolla, contienen compuestos que generan distintos beneficios en el organismo con un solo objetivo, ayudar a reducir el riesgo de esta enfermedad.

2.- Fibra.

El consumo de altas cantidades de fibra, provenientes de alimentos como frutas, verduras y cereales integrales, puede disminuir el riesgo de cáncer colorrectal, ya que ayuda a eliminar sustancias cancerígenas que normalmente viajan a través del colon, además reduce los niveles de estrógenos y testoterona, sustancias que se han relacionado con cáncer de mama y colon.

3.- Lácteos

Los nutrientes que contienen como el calcio y vitamina D se han relacionado con menor índice de cáncer colorrectal. Una recomendación importante es que se deben preferir descremados para evitar exceso de grasas en la dieta.

4.- Soya

Un estudio realizado en mujeres asiáticas concluyo que el consumo de 113 gramos de soya todos los días durante la adolescencia puede disminuir hasta un 43% el riesgo de cáncer de mama en etapas adultas y que en mujeres asiáticas las isoflavonas contenidas en la soja pueden disminuir el riesgo de muerte por este tipo de cáncer.

Consumir estos alimentos puede ayudar a reducir el riesgo de padecer cáncer, sin embargo también es necesario llevar a cabo las siguientes recomendaciones:

  • Se debe disminuir el consumo de grasas saturadas.

El Estudio Europeo sobre Cáncer y Nutrición, ha podido establecer que las mujeres que consumen más de 35 gramos de grasas saturadas al día, aumentan dos veces más la probabilidad de padecer cáncer de mama, comparado con aquellas que consumen menos de 10 gramos al día.

Además, el consumo de este tipo de grasas puede ser factor para desarrollar obesidad que a su                 vez puede desarrollar tumores cancerígenos.

  • La forma de preparación de los alimentos es importante

Se debe evitar cocinar las carnes rojas, pescado o pollo a la parrilla, debido a que si son cocinadas a altas temperaturas se van a “dorar” haciendo que se desarrollen unas sustancias llamadas aminas heterocíclicas las cuales son cancerígenas.

  • Limita la ingesta de bebidas alcohólicas.

El consumo de bebidas alcohólicas puede provocar cáncer, cuanto más alcohol se bebe mayores son las probabilidades de padecer esta enfermedad. Es importante considerar que beber una cerveza o una copa de vino no causará esto, sin embargo, el consumo excesivo de alcohol todos los días si aumenta las probabilidades.

  • Consumo de probióticos

Consumir probióticos como el Lactobacillus casei Shirota todos los días, puede ayudar a fortalecer el sistema inmune a nivel gastrointestinal, además de estimular el correcto funcionamiento de las células natural killer (NK), las cuales ayudan a combatir células cancerígenas.

Sin duda un solo alimento no puede prevenir o curar el cáncer, más bien es la combinación de alimentos, recomendaciones nutrimentales, consumo de probióticos y la práctica de un estilo de vida saludable  lo que puede ayudar a disminuir el riesgo de esta enfermedad.

Así que no esperemos más recordemos “Prevenir es no lamentarnos en un futuro”

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot