Leche y productos lácteos en personas adultas mayores

Las personas adultas mayores son un grupo poblacional que va en aumento. Proyecciones del Consejo Nacional de Población refieren que México se encuentra en vías de envejecimiento, lo que significa que para el año 2050, 1 de cada diez personas en el país tendrán más de 60 años (CONAPO 2012). Es entonces que la alimentación es un tema relevante en este grupo poblacional.

La alimentación del adulto mayor no solo comprende la cuestión fisiológica, sino también los aspectos socioculturales y nutricionales. En esta etapa, se presentan alteraciones propias de la edad así como enfermedades crónico-degenerativas, muchas de ellas causadas por el estilo de vida llevado durante años.

yak34A partir del estado de salud de las personas adultas mayores, surgen una serie de recomendaciones dietéticas con la finalidad de mantener un buen estado de salud, pero muchas veces esta información desorienta. Tal es el caso de la leche y algunos derivados lácteos, alimentos que pueden formar parte de una dieta saludable, cuya recomendación no se le ha dado el lugar que merece por parte de algunos profesionales de la salud.

Existen diferentes posturas respecto a los beneficios del consumo de leche y alimentos lácteos en adultos mayores. Estos alimentos han sido tema de numerosas investigaciones, principalmente por tratarse de excelentes fuentes alimentarias de calcio y su papel en la prevención de osteoporosis y disminución en el riesgo de fracturas.

Algunas de las enfermedades o condiciones más comunes por las que se prohíbe o disminuye el consumo de lácteos son: intolerancia a la lactosa, colesterol alto en sangre o diabetes.

¿Intolerancia a la lactosa? ¡Sí puedo consumir lácteos!

Debido a que la mayoría de las personas adultas mayores son intolerantes a la lactosa, dejan de consumir lácteos de manera general, lo cual los limita de nutrientes esenciales en esta etapa de la vida.

Algunos síntomas típicos de intolerancia a la lactosa son:

• Presencia de dolor abdominal
• Flatulencias
• Diarrea
• Meteorismo
• Nauseas
• Vómitos

Estos síntomas no deben generalizarse. Es importante realizar un diagnóstico acertado y no confundir la intolerancia a la lactosa con algún otro problema. Se recomienda la evaluación médica y nutricional antes de tomar la decisión de excluir la leche y los derivados lácteos.

¿Si soy intolerante a la lactosa, qué lácteos puedo consumir?

Debido a la eliminación de la leche, muchos adultos mayores con intolerancia a la lactosa presentan déficit de calcio en la dieta. Pero también se ve afectado el aporte de proteínas y vitaminas esenciales presentes en este alimento.

La mayor tolerancia y percepción de mejoramiento en la función intestinal en adultos mayores que no consumen leche entera por intolerancia a la lactosa, se presenta cuando incluyen en su alimentación diaria productos lácteos fermentados como el yogur o leche deslactosada.

¿Colesterol alto? ¡Sí puedo consumir lácteos!

El tener niveles altos de colesterol en la sangre, no debe ser una limitante para el consumo de leche o alimentos lácteos. Tomando en cuenta la importancia del calcio en esta edad para disminuir el riesgo de fracturas por osteoporosis, el consumo de 2 a 3 porciones de lácteos a lo largo del día puede aportar por completo la recomendación diaria de este mineral.

De manera general, la leche de vaca, los quesos y yogures descremados presentan una composición balanceada de calcio, por lo que los lácteos bajos en grasa pueden contribuir a una alimentación saludable.

¿Diabetes? ¡Sí puedo consumir lácteos!

Las personas adultas mayores con diabetes muchas veces se privan de alimentos saludables por desinformación obtenida de su médico de cabecera o personal de salud que los atienden. Lo cierto es que la leche o los lácteos contienen lactosa de forma natural (azúcar propia de la leche), que es un disacárido que el organismo digiere y su absorción es paulatina (benéfico para la salud).

Hay muchos lácteos que puede consumir una persona con diabetes, sólo se recomienda que sean productos sin azúcar añadida. Una opción para personas con diabetes que gustan de alimentos con sabor dulce, es buscar aquellos con sustitutos de azúcar. En la actualidad la sucralosa es un edulcorante autorizado por la OMS. ¡Recuerda leer las etiquetas!

La leche y sus derivados pueden formar parte de una alimentación correcta en esta etapa tan especial de la vida. Inclusive, una excelente opción es consumir alimentos lácteos con probióticos que les ayudaran a disminuir las molestias del estreñimiento, modular su sistema de defensas a nivel intestinal y reducir el riesgo de infecciones gastrointestinales.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot