¿Por qué cuidar los intestinos?

El cuidado de la salud es una garantía de calidad de vida pero, ¿Porque es necesario cuidar los intestinos? Aquí algunas razones:

Asimilación de nutrimentos.

Desde la boca comienza una sutil digestión de los alimentos que termina en la primera porción del intestino delgado, dejando disponibles los nutrimentos como las proteínas, grasas y carbohidratos; algunos de éstos son finalmente sintetizados por las bacterias habitantes en el intestino grueso y ahí mismo absorbidos y llevados por la sangre así a cada célula de nuestro organismo. Si algún punto de este proceso se altera, la llegada de nutrientes a las células se ve afectada pudiendo presentar deficiencias específicas en nutrimentos.

Actividad inmunológica.

Se sabe que los intestinos son el segundo órgano con mayor actividad inmunológica. Debido a la interacción del medio ambiente (lo que comemos) con nuestro sistema (el aparato digestivo), se requiere una presencia importante de células y sustancias de defensa para contrarrestar a los agentes dañinos que llegan con los alimentos. Estas células y sustancias (respuesta inmunológica) se encuentran en una capa interna de la pared intestinal, y jugando un papel de intermediario, está la microbiota (flora) intestinal que es capaz, en unos casos, de detener el daño, y en otros, de acelerar la respuesta inmunológica y así limitar el desarrollo de enfermedades. Por lo tanto, al cuidar los intestinos y su microbiota, también se cuida la salud.

Enfermedades no transmisibles.

Partimos de la expresión “somos lo que comemos”, ya que está comprobado la relación entre el desarrollo de enfermedades como diabetes, hipertensión, etc. y factores ambientales como la alimentación. En estudios recientes se ha propuesto que el consumo excesivo de grasas de origen animal y carnes tiene como consecuencia, entre otras, la expresión de genes para el desarrollo de enfermedades crónico-degenerativas. La interacción entre dieta-microbiota intestinal-genes es una alternativa más del cuidado de la salud.

Alteraciones en el crecimiento.

En el intestino delgado se absorben la mayoría de los nutrimentos, y en el grueso básicamente agua, electrolitos, algunas vitaminas y minerales. Los intestinos se valen de vellosidades y micro-vellosidades para la absorción de éstos y la microbiota (flora) intestinal tiene, como una de sus actividades, la conservación del buen estado de las vellosidades. Está comprobado que una alteración en la absorción de nutrimentos, por daños en las vellosidades o en la microbiota intestinal, puede causar desde leves deficiencias nutricionales hasta retardo en el crecimiento y desarrollo de los niños.

Peristalsis (movimiento).

Los movimientos musculares autónomos del sistema digestivo (peristalsis) son los que definen el avance en este proceso. Se habla que desde que ingerimos alimentos y que éstos se vacíen del estómago pasan alrededor de 60 minutos, el tiempo de tránsito por el intestino delgado va de 3 a 5 horas y en el intestino grueso de 4 a 6 horas, en total pueden pasar de 24 a 72 horas entre la ingestión y desecho de alimentos consumidos. En el intestino grueso es donde se absorben los líquidos y si existen trastornos en la peristalsis se pueden tener síntomas de diarrea (se vuelve acelerada) o estreñimiento (se vuelve lenta), estas alteraciones pueden ser por múltiples causas: estrés, presencia de bacterias nocivas, toxinas producidas por estas bacterias, deficiente digestión de nutrimentos como es el caso de la intolerancia a la lactosa, alteraciones neuronales que no estimulan efectivamente los movimientos musculares, entre muchas otras. Cuando existen alteraciones en la motilidad intestinal, se afectan todas las funciones de los intestinos, por lo tanto, no es posible el mantenimiento de la salud.

El factor común entre las diferentes funciones de los intestinos y la salud, es la población de bacterias que habitan en ellos conocida como microbiota intestinal. La microbiota intestinal está integrada por bacterias benéficas y nocivas, su composición e interacción con el ser humano define actividades muy específicas que pueden beneficiar nuestra salud, pero si no se cuida, también puede perjudicarla. Cada vez surgen más estudios científicos en los cuales podemos conocer la participación de la microbiota intestinal y la salud.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot