¿Por qué es bueno consumir Hidratos de Carbono?

Considerados como los elementos imprescindibles para mantener constantes los niveles de azúcar en la sangre y para reemplazar las reservas de glucosa gastada, los hidratos de carbono pueden también resultar dañinos para la salud de las personas si se consumen en exceso.

Dentro del organismo, los hidratos de carbono cumplen funciones energéticas, son conocidos como el combustible del cerebro y del sistema nervioso, de ahorro de proteínas, de regulación del metabolismo de las grasas.

Sobre la primera función energética, cabe mencionar que cada gramo de hidratos aporta una energía de 4 calorías, aportando así el combustible necesario para realizar las funciones orgánicas, físicas y psicológicas del organismo.

Se dividen en dos grupos, simples o complejos.

Las simples, están presentes en alimentos como el azúcar, la miel, mermelada o jugos de frutas naturales, pueden ser monosacáridos (glucosa o fructosa), disacáridos –formados por la unión de dos monosacáridos iguales o distintos– (lactosa, maltosa, sacarosa) y oligosacáridos (polímeros de hasta 20 unidades de monosacáridos).

En cuanto a los complejos, los encontramos en harinas de todo tipo, arroz, pan, pastas, féculas o algunas legumbres.

Por esto los expertos recomiendan que en una dieta equilibrada el 50 – 60 % de las calorías provengan de los hidratos de carbono. Pero hay que tener en cuenta que la ingesta recomendada de hidratos de carbono varía según la edad, el ejercicio físico y el peso corporal.

En niños y adolescentes, los hidratos de carbonos deben representar entre el 55 y el 60 % de la energía requerida o valor calórico diario.

Los especialistas mencionan que de esta forma, los hidratos de carbono se convierten en elementos imprescindibles para mantener las necesidades de azúcar en la sangre y para reemplazar las reservas de glucosa gastada.

Otra de las ventajas del consumo de hidratos de carbono reside en su capacidad para combatir la fatiga, ya que se digieren rápidamente y aportan el azúcar necesario. De hecho los expertos en nutrición recomiendan la ingesta de hidratos de carbono integrales como arroz, legumbres, cereales, pan y pasta, reducir el de azúcares y practicar actividad física diariamente.

Los hidratos ayudan también al metabolismo de las grasas e impiden la oxidación de las proteínas. La fermentación de la lactosa ayuda a la proliferación de la flora bacteriana favorable.

Carbohidratos y fibra vegetal

La fibra vegetal (contenida en los carbohidratos complejos) presenta infinidad de beneficios, ayuda a la regulación del colesterol, previene el cáncer de colon, regula el tránsito intestinal y combate los aumentos de glucosa en sangre (muy beneficiosa para los diabéticos), aumenta el volumen de las heces y aumenta la sensación de saciedad, esto puede servirnos de ayuda en las dietas de control de peso.

También se ha demostrado que los alimentos ricos en fibra soluble consiguen mayor efecto en la disminución del colesterol, que los vegetales ricos en fibra insoluble como el salvado al modular la absorción de grasas, colesterol y azúcares en el intestino.

El requerimiento diario aconsejado es de 30 gramos al día, obtenida a través de frutas, verduras, legumbres y cereales integrales.
La fibra dietética no se considera un nutriente ya que carece de valor calórico, razón por la cual nuestro organismo no puede absorberla ni metabolizarla para obtener energía.

Engloba a todas aquellas sustancias vegetales que nuestro aparato digestivo no puede digerir, actuando fundamentalmente sobre el tránsito intestinal combatiendo el estreñimiento.

Pese a sus beneficios para la salud humana, una cantidad muy elevada de hidratos de carbono sí podría ser perjudicial, puesto que el exceso de glucosa que el organismo obtiene de ellos termina convirtiéndose en grasa que va acumulando en la sangre. Lo que podría obstruir las arterias y provocar enfermedades cardiovasculares.

Otra de las desventajas de la ingesta de hidratos de carbono es que éstos pueden producir gases, sobre todo los contenidos en alimentos como los frijoles, la cebolla, la harina de trigo, los plátanos…. En efecto, muchos hidratos no son fácilmente asimilables por el organismo, de ahí que la digestión sea pesada, los alimentos se fermenten en el estómago y se generen gases.

¡Consume Hidratos de Carbono, son buenos para tú salud!

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot