¿Por qué la leche materna es la mejor opción para un bebé?

No solo es el hecho de alimentar a un bebé. La lactancia materna significa evitar la muerte de aproximadamente 1, 4 millones de infantes menores de cinco años en países en vías de desarrollo. Esto significa más efectividad que cualquier otra intervención preventiva de salud, incluyendo la vacunación.

Un niño alimentado al seno materno tiene seis veces más probabilidades de supervivencia en los primeros meses de edad respecto a aquellos que no fueron amamantados. No importa el estrato social, tanto niños de países industrializados como aquellos en desarrollo pueden condicionar su salud presente y a futuro a partir de un derecho, el derecho a la lactancia materna.

tabla-semana-3La Organización Mundial de la Salud recomienda comenzar con la lactancia inmediatamente después del parto y mantenerla de manera exclusiva durante los primeros seis meses de vida. Una vez cumplido este tiempo, no debe remplazarse la lactancia, sino complementarla. Inclusive la leche materna puede formar parte de la alimentación de un niño hasta los 2 años.

Entonces si es tan importante… ¿por qué han disminuido las tasas de lactancia materna en los últimos años en México?

En nuestro país la lactancia materna dura en promedio 10 meses. Esto no quiere decir que todos los niños menores de un año gocen de este derecho ni tampoco que la alimentación al seno materno sea su único alimento. En el ambiente urbano solo 15 de cada 100 niños menores de 6 meses experimentan la lactancia materna exclusiva, lo cual no está muy lejano del 18.5% del medio rural.

Las mujeres mexicanas que no amamantan generalmente son por causas de una falta de conocimiento o poco apoyo para ejercer esta práctica. “No tengo leche”, “estoy enferma”, “el bebé no quiso”, “estoy con medicamentos”, “el bebé está enfermo”, o inclusive “la fórmula es mejor” y “por trabajar” llegan a ser las frases más comunes. La realidad es que la lactancia materna ha demostrado múltiples beneficios muy por encima de los que puede proporcionar la alimentación con fórmulas lácteas.

Beneficios de alimentar a un bebé con leche materna

Paul Gyorgy, famoso pediatra dijo: “La leche de vaca es la mejor para los terneros y la leche humana es la mejor para los bebés humanos”. A pesar de lo simple que pueda parecer, nadie puede negar la elocuencia de esta reflexión, ya que además de los beneficios nutricionales de la leche materna (adecuado balance y cantidad de nutrientes), un niño amamantado en comparación a otro alimentado con fórmula experimenta:

  • Menor mortalidad (incluyendo el síndrome de muerte súbita).
  • Menor frecuencia y gravedad de morbilidad en diarreas, infecciones respiratorias o dermatitis.
  • Menor riesgo de padece diabetes, asma y leucemia, entre otras.

 

¿Y a qué se debe el menor riesgo de enfermar?

Debido al fácil acceso o disponibilidad para el bebé, la lactancia no requiere de preparación de un biberón, lo que disminuye el riesgo de infecciones por contaminación con organismos patógenos. Inclusive, el calostro tiene elementos anti infecciones como son glóbulos blancos (leucocitos), sustancias como el interferón que ayuda a combatir los virus, inmunoglobulinas, lactoferrina y lisosomas. ¡Todo un arsenal inmunitario!

Entonces, ¿la leche materna ayuda a la salud digestiva del bebé?

Actualmente, además de la presencia de glóbulos blancos en la leche materna, se ha encontrado otro factor implícito en la salud digestiva del lactante, “El factor bífido”. Este factor ayuda a ciertas bacterias benéficas como son los lactobacilos, a crecer y reproducirse en el intestino del niño, donde favorecen un entorno ácido, que perjudica el crecimiento de bacterias patógenas. De esta manera, la leche materna contribuye al sano desarrollo de la microbiota intestinal del bebé.

Recuerda, ¡la alimentación ideal para un niño es la leche materna!

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot