¿Qué beneficios tiene consumir lácteos fermentados?

Además de proporcionar variedad a la dieta, los lácteos fermentados son una excelente opción para aquellas personas que buscan un adecuado aporte de calcio y proteínas, pues éstas se encuentran en un estado fácilmente utilizable por el ser humano y sus índices de absorción de estos elementos es mayor que en la leche que se utiliza para su elaboración (biodisponibilidad), por lo que resultan ideales para mujeres embarazadas y en etapa de lactancia, adultos mayores y personas en riesgo de padecer osteoporosis.

Las personas que padecen intolerancia a la lactosa también se ven beneficiadas con el consumo de lácteos fermentados, pues las Bacterias Ácido Lácticas fermentadoras (BAL) ayudan a disminuir el contenido de lactosa con lo cual se obtiene un alimento de consistencia, sabor y olor muy peculiar pero agradable al paladar, además de ser de fácil digestión en este tipo de padecimientos.

En cuanto al contenido de grasa de estos alimentos, éste va a depender directamente de la leche con la que se elaboran, pues las BAL no ejercen acción alguna sobre este componente, por lo que resulta conveniente revisar las etiquetas para estar al tanto del aporte de grasa.

Por acción de las bacterias fermentadoras, este tipo de alimentos tienen un alto contenido de ácido láctico que además de proporcionar el aroma y acidez típicos de este tipo de productos:

  • Favorece los movimientos intestinales, disminuyendo así el estreñimiento y
  • Favorece un ambiente intestinal adecuado para la reproducción de bacterias benéficas de la flora intestinal, obstaculizando a su vez la reproducción de bacterias nocivas

Pero ojo, hay que estar atento a los productos que consumimos, pues existen productos que se ostentan como lácteos fermentados sin serlo, como por ejemplo, aquellos que NO involucran el crecimiento y desarrollo de una bacteria, ó que dentro de sus ingredientes incluyen grandes cantidades de colorantes, acidulantes y conservadores que buscan imitar el sabor, consistencia y olor de los lácteos fermentados y que además “no requieren refrigeración”, y cuyo costo es muy inferior a los que realmente lo son. Es cuestión de interés, pues para mantener una bacteria viva la adición de estos elementos podría resultar bastante agresivo.

El beneficio en el consumo de lácteos fermentados va más allá del interés nutrimental, pues los beneficios a la salud han sido ya ampliamente documentados y conviene documentarnos sobre la bacteria con la que se elaboran pues de éstas dependen los beneficios que aportarán a la salud.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot