¿Qué es el Trastorno por Déficit de Atención (TDA)?  

Es un trastorno conductual que se caracteriza por la baja concentración y atención de una persona, además puede presentarse hiperactividad o impulsividad, es más común en hombres que en mujeres y generalmente inicia a edades tempranas aunque no se descarta en adolescentes y adultos. La mejor manera de saber si un niño está padeciendo el TDA es una evaluación completa por un profesional de la salud capacitado.

Actualmente se clasifican tres categorías o tipos de TDA:

  1. Inatento
  2. Hiperactivo – impulsivo
  3. Combinado

¿Cuáles son los síntomas del TDA?

Cada uno de los 3 tipos tiene los siguientes síntomas:

Inatento:

  • Incapacidad para prestar y/o mantener la atención en actividades o tareas
  • Dificultad para seguir instrucciones
  • Pierden fácilmente objetos
  • Se distrae fácilmente
  • Suele olvidar actividades cotidianas

Hiperactivo- impulsivo:

  • Se muestran intranquilos
  • Dificultad para permanecer sentado
  • Tienden a correr o trepar excesivamente
  • Son impacientes
  • Hablan en exceso
  • Se les dificulta realizar juegos o actividades tranquilamente

Combinado:

Hay una combinación de los dos tipos anteriores.

 

¿Cuáles son las causas del TDA?

Aún no se sabe con exactitud cuales serían las causas, pero pueden estar involucrados factores genéticos, ambientales como nacimiento prematuro, consumo de alcohol y tabaco de la madre durante el embarazo; y factores psicosociales donde el ambiente familiar también puede tener influencia en el desarrollo del trastorno. Además, se cree que aquellos que lo padecen pueden tener lesiones y problemas químicos a nivel cerebral.

Algunas investigaciones indican que puede existir un vínculo entre el consumo de ciertos aditivos alimentarios como colorantes sintéticos o conservadores y un aumento en la actividad. El exceso de azúcares refinados  pueden tener algún efecto en la actividad de los niños, dado que estos azúcares  ingresan a la sangre rápidamente, producen cambios rápidos en los niveles de glucosa; esto podría hacer que la hormona adrenalina se active y  que el niño sea más hiperactivo.

¿Cómo se trata el TDA?

El tratamiento puede incluir medicinas, terapia o ambos y es necesario que sea indicado por un profesional capacitado (psicólogo, psiquiatra o ambos) y así evitar que el trastorno llegue afectar los aspectos escolares, familiares y/o sociales.

¿Cómo puedo ayudar a mi hijo?

Aparte de acudir al especialista, podemos ayudar a los niños en casa y escuela con actividades como:

  • Establecer horarios para las diferentes actividades
  • Planear las tareas diarias usando cuadernos organizadores
  • Ofrecer recompensas cuando obedezca las normas o termine alguna tarea asignada
  • Mantener una buena comunicación con sus maestros.

Recomendaciones nutricionales

En cuanto a la alimentación se debe evitar el consumo en exceso de azúcares refinados, bebidas estimulantes como café y el chocolate, alimentos que contengan colorantes sintéticos como rojo y amarillo,  aditivos alimentarios como el glutamato monosódico usado como potenciador de sabor,  y los nitritos que se agregan a los embutidos. Se recomienda incorporar a la dieta ácidos grasos omega 3 y omega 6, que son muy beneficiosos para el cerebro. Estos componentes se encuentran en alimentos como el salmón, atún, sardina, aceite de oliva, nueces y almendras. En general, se debe fomentar una alimentación correcta.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot