¿Qué es la contaminación cruzada?

La contaminación cruzada, movimiento o transferencia de bacterias dañinas de un alimento a otro, es responsable de muchas enfermedades transmitidas por alimentos (ETA). Esta contaminación suele pasar de alimentos crudos de origen animal a los listos para consumir.

Consejos para evitar la contaminación cruzada:

  • En el supermercado, separar las carnes crudas de otros productos en el carrito.
  • Verificar que los empaques de carne estén sellados sin fugas; usar bolsas de plástico es práctico.
  • Usar bolsas distintas para almacenar productos de origen animal crudos.
  • Al llegar a casa, guardar carnes, aves y mariscos crudos en recipientes cerrados o bolsas herméticas en el refrigerador.
  • Refrigerar los huevos en su empaque original.
  • Al preparar alimentos, lavarse las manos y desinfectar las superficies utilizadas.
  • Usar utensilios como cuchillos, recipientes y tablas de picar separados y limpios para cada tipo de alimento. Lavar con detergente y sumergir en agua caliente desinfecta eficazmente.
  • No agregar a las preparaciones finales salsas usadas para marinar a menos que se hayan cocido.
  • Guardar los vegetales lavados y desinfectados en recipientes limpios, separadamente.
  • Siguiendo estas medidas básicas se puede lograr prevenir la contaminación cruzada.

Para reducir el riesgo de contaminación cruzada y proteger nuestra salud, es esencial adoptar buenas prácticas de higiene y almacenamiento de los alimentos.  Además, consumir probióticos como el Lactobacillus casei Shirota ayuda a prevenir infecciones gastrointestinales, siendo un valioso aliado para nuestra salud digestiva.

Siguiendo estos consejos, contribuimos a un entorno alimentario más seguro para nosotros y nuestras familias.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot