Por su carácter perecedero, la leche requiere ser sometida a diversos procedimientos para prolongar su periodo de conservación, y uno de ellos es la pasteurización, que es un método que sirve para disminuir la cantidad de microorganismos patógenos, a grado tal que no provoque intoxicación alimentaria, siempre y cuando se conserve en refrigeración y se consuma antes de la fecha de caducidad.

En ciertas comunidades, la refrigeración se vuelve un serio problema, pues al no contar con la infraestructura adecuada, la cantidad y calidad de los alimentos consumidos se ve afectada.

Por esta razón es que surge la leche en polvo que es el producto obtenido de la deshidratación de la leche,  es decir la evaporación de aproximadamente el 90% del agua que contiene, esto mediante una técnica que se conoce como secado “spray” obteniendo así un polvo fino y de color amarillento (cuando es leche entera) y blanco (cuando se trata de leche descremada).

La leche en polvo es un producto que ofrece mayor vida útil y que puede recomponerse simplemente añadiendo agua, aunque su sabor es parecido nunca será el que ofrece la leche fresca, además el proceso de calor al que se somete hace que tenga un sabor a cocido, caramelizado e incluso más dulce.

Pero eso no es todo, también nos ofrece grandes ventajas como:

  • Se conserva fácilmente durante meses en un lugar fresco y seco (no necesita refrigeración)
  • Conserva todas las propiedades de la leche natural, hasta ser reconstituida con agua.
  • Además puede ser encontrada en diversas presentaciones: entera, descremada o deslactosada.

Sobre las propiedades nutricionales de la leche en polvo cabe mencionar que se considera un alimento muy completo, pues solo se retira el agua, conservando las proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y grasas, estas últimas dependiendo del tipo de leche fluida con la que se elabore.

En la actualidad la producción de leche en polvo descremada ha ido en aumento ya que precisamente la grasa de la leche es un componente susceptible a obtener un sabor “rancio”.

Aproximadamente una leche en polvo puede durar hasta 1 año en conservación.

Además la leche en polvo es considerada un alimento funcional debido a que se puede enriquecer  con minerales, como el calcio, hierro, vitaminas A, D y E, entre otras (que pueden perderse durante el proceso de descremar la leche) además de probióticos y prebióticos.

Este tipo de leche se suministra en países en vías de desarrollo donde la leche fresca no sea una opción viable. En México esta presentación es utilizada por el programa social LICONSA para llegar a comunidades de difícil acceso, climas calurosos  e incluso donde no existen las condiciones adecuadas de refrigeración.

Recuerda “Toma un buen consejo, toma leche y sus derivados” 

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot