¿Qué es la microbiota intestinal?

Actualmente, se ha incrementado el interés por profundizar más en el conocimiento de la microbiota intestinal también conocida como flora o microflora.

Este interés surge ante la posibilidad de disponer dentro de la medicina preventiva de recursos que contribuyan a disminuir el índice de morbilidad y mortalidad por padecimientos tan ordinarios como diarreas y tan complejos como el cáncer.

Al hablar de microbiota intestinal, forzosamente tendremos que hablar de bacterias. Es importante aclarar que las bacterias no únicamente son nocivas y generadoras de enfermedad, si no que existen bacterias benéficas que habitan en nuestros intestino. La microbiota intestinal se adquiere en el momento en que nacemos, donde predominan las bacterias patógenas.

Al momento de iniciar con la lactancia materna, entre el cuarto y séptimo día, se estimula la colonización por una microbiota muy especial, con predominio de lactobacilos y bifidobacterias, la cual cumple muchas funciones, dentro de las cuales destaca, la protección del lactante contra una serie de enfermedades, una de las más temidas es la diarrea aguda.

Con la ablactación, es decir cuando se le proporciona al lactante alimentos diferentes a la leche, se produce una flora de transición y un paso paulatino hacia la flora del adulto, a lo largo de la vida es normal que vaya sufriendo cambios provocados por la alimentación, falta de higiene, enfermedades, uso de antibióticos, medicamentos, estrés, el medio ambiente entre otros.

La microbiota intestinal es bastante estable en individuos sanos y, para mantener el equilibrio es esencial asegurar las condiciones óptimas que permitan el crecimiento de las bacterias benéficas, evitando así infecciones por organismo patógenos.

La flora intestinal puede alterarse por muchos factores, por ejemplo:

  • El consumo de antibióticos: pueden hacer que la flora muera y, en consecuencia, la zona se colonice por bacterias patógenas.
  • Falta de higiene: durante la preparación de los alimentos o al consumirlos
  • Una mala alimentación: dieta alta en proteínas y bajo consumo de fibra.
  • La automedicación.
  • Consumo de medicamentos: por alguna enfermedad.
  • Estrés.

¿Cómo puedo mantener una flora intestinal en equilibrio?

  • El consumo de probióticos: (bacterias vivas benéficas) van a reforzar y/o colonizar el intestino, mejorando el equilibro de la flora intestinal. A mayor contenido de probióticos, el efecto es mayor.
  • Aumento en el consumo de fibra: constituye un gran aliado para mejorar la flora intestinal, es utilizada por las bacterias como fuente de energía, lo que favorece su desarrollo.
  • Control del estrés: el realizar ejercicio nos ayuda a descargar parte del estrés acumulado durante el día, al haber menos, la influencia negativa sobre la microbiota es menor, pudiendo esta recuperarse posteriormente.

 

Por lo tanto, una flora intestinal sana forma una barrera protectora contra la invasión de los patógenos no deseados que son perjudiciales para la salud.

¡Cuida tu salud intestinal!

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot