La neuronutrición estudia la influencia de diversos nutrimentos como el ácido graso omega 3, el hierro, la colina o vitamina B7 y el ácido fólico, sobre el desarrollo y comportamiento cerebral, son importantes para el desarrollo de capacidades psicomotoras e intelectuales de un niño en crecimiento. Las carencias en la alimentación de los niños pueden hacer la diferencia entre aprender y batallar a la hora de adquirir nuevos conocimientos.

Lo ideal es que las futuras mamás incluyan dentro de su alimentación estos nutrimentos antes y durante el embarazo y que el niño continúe consumiéndolos principalmente durante los primeros 5 años de vida. Es la etapa en donde es importante su consumo pues se encuentra en desarrollo.

¿Qué alimentos favorecen la neuronutrición?

Principalmente los alimentos que contienen hierro, ácido fólico, ácidos omega 3 como es el caso del DHA (ácido docosahexoenoico), colina o vitamina B7

  • Hierro. Ayuda a favorecer el desarrollo mental; lo que contribuye a la concentración y atención del niño. Se ha estudiado que la deficiencia de hierro es un gran problema en personas de todas las edades. Todos sabemos que la falta de hierro causa anemia, ya que el hierro forma parte de nuestros glóbulos rojos y permite que el oxígeno sea transportado a través deL cuerpo y el cerebro. El cerebro utiliza más del 20% del oxígeno disponible en la sangre, la falta de oxígeno tiene un gran impacto en la salud de su cerebro.

 

Fuentes principales: Productos de origen animal como carnes rojas, pollo, huevo, además de vegetales de hoja verde y cereales integrales.

  • Colina o vitamina B7, Principalmente sirve para la formación de acetilcolina, el mayor neurotransmisor del cerebro, cuya función es la trasmisión de impulsos nerviosos por lo que tiene gran importancia en el funcionamiento del cerebro y en la trasmisión de los impulsos nerviosos a los músculos, incluido el corazón, fortalece la memoria.

 

Fuentes principales: Alimentos de origen animal como huevo, pescado, pollo, leche y sus derivados, y en las leguminosas como las lentejas, los frijoles y los garbanzos.

  • Ácidos grasos Omega 3, en especial el DHA (ácido docosahexoenoico) aporta beneficios al funcionamiento y desarrollo del cerebro, especialmente en la gestación y en la niñez, mejora el desarrollo cardiovascular, ayuda a la visión, brinda una óptima comprensión de lectura en los niños,  y regenera el desarrollo cognoscitivo del adulto mayor. El consumo de DHA se recomienda durante toda la vida, desde niños, mujeres embarazadas o lactando y los adultos dentro de una alimentación correcta. Consumir DHA a una edad avanzada, ayudará a prevenir el deterioro del sistema nervioso, pero es más importante consumirlo durante los primeros años de vida.

 

Fuentes principales: Los pescados de agua fría como el salmón.

  • Ácido fólico. Tiene mucha importancia para las mujeres en edad fértil y para las embarazadas, ya que, protege al futuro bebé de presentar mal formaciones como ausencia de todo o parte del cerebro y la espina bífida, Los depósitos de acido fólico ayudaran a proteger al futuro bebé durante el primer mes de embarazo, momento crucial en el que se forma su columna y cerebro.

 

Fuentes principales: Verduras de hoja verde, frijoles y jugos cítricos.

La relación que existe entre la nutrición y el cerebro es de gran importancia ya que el 85% se desarrolla durante los primeros cinco años de vida, en esta etapa la neuronutrición es fundamental para el adecuado funcionamiento del cerebro.

¡Una alimentación correcta, variada y que incluya el consumo regular de los alimentos mencionados ayudaran a mantener y mejorar el estado de nuestro cerebro. Los probióticos mejoran la absorción de nutrimentos gracias al equilibrio de la microbiota intestinal ¡inclúyelos diariamente!

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot