¿Qué es la seguridad alimentaria?

Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) “se dice que existe Seguridad Alimentaria cuando “todas las personas tienen acceso físico, social y económico permanentes a alimentos seguros, nutritivos y en cantidad suficiente para satisfacer sus requerimientos nutricionales y preferencias alimentarias, y así poder llevar una vida activa y saludable.”

En la Cumbre Mundial de la Alimentación realizada en 1996 se planteó por objetivo reducir a la mitad de su nivel actual el número de personas que padecen desnutrición crónica en la tierra para el año 2015.

Pero para lograra este objetivo se deben considerar diferentes factores:

  • Disponibilidad: es decir, la cantidad de alimento con que realmente se cuenta para el consumo, una vez que se han deducido las importaciones, el almacenamiento, exportación y pérdidas post cosecha.
  • Estabilidad: debe de existir la manera de solventar los de abastos que se pudiesen presentar por pérdidas por desastres naturales o carencias económicas, por lo que los almacenes de alimentos juegan un papel esencial.
  • Acceso y control sobre los medios de producción: es decir, las herramientas e insumos necesarios para la producción de alimentos como tierra fértil, agua. Factores que pueden verse afectados por ubicación geográfica y/o por carencias económicas (mala inversión).
  • Consumo y utilización biológica de los alimentos: en donde influyen necesidades nutrimentales, aspectos culturales y preferencias alimentarias. Mientras que la utilización biológica está relacionada con el estado nutricional en donde influyen la ingestión, absorción y utilización. Esta última puede tener como consecuencia la desnutrición.

En México se presenta un panorama complejo y de contrastes:

En el año 2011 se elevó a rango constitucional el derecho a la alimentación, y la disponibilidad de alimentos medida en calorías es de 3145 cal/día por persona, por lo que se podría decir que las necesidades están cubiertas pues la FAO recomienda un consumo de 2362.

Pero por otro lado, la cuarta parte de los mexicanos tiene acceso deficiente a la alimentación, reflejada en una baja talla para la edad (indicador de desnutrición crónica). Pero además, el sobrepeso y la obesidad en niños, adolescentes y adultos se ha convertido en un problema de salud pública.

Además, al sector agrícola se le ha invertido poco, los almacenes de alimentos no se encuentran en las condiciones adecuadas y la importación de granos y semillas cada vez es mayor, todo lo cual pone en riesgo la seguridad alimentaria de un país.

En la medida de lo posible y para evitar complicaciones a la salud individual y colectiva, se recomienda consumir productos mexicanos y aumentar el consumo de verduras, frutas y cereales integrales, así como bacterias probióticas.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot