¿Qué son los alimentos orgánicos?

Cada vez son más los productos con términos de moda o declaraciones de salud, sin embargo éstos pueden ser poco claros o vagos y conducir a la confusión. Aprender qué frases de los productos ayudan a hacer elecciones saludables y cuáles no, pueden hacer la diferencia en la dieta. De esta forma, podemos encontrar productos etiquetados como orgánicos.

Orgánico, es la palabra que se utiliza para designar los alimentos que cuidan tanto la salud de los consumidores como el equilibrio del medio ambiente en que se producen.

En nuestro país la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) tiene programas que impulsan la producción de alimentos orgánicos, por el beneficio de una producción libre de residuos químicos, en la que no están permitidos los aditivos y conservantes (salvo los naturales); plaguicidas ni fertilizantes; tienen menos o nulos residuos de medicamentos veterinarios; no contienen hormonas; ni metales pesados (presentes en suelos y aguas) y no pueden ser irradiados.

¿Qué características que deben cumplir los alimentos orgánicos?

Sin irradiación, ya que muchos productos pasan por este proceso para matar los gérmenes y favorecer su conservación.

No contienen colorantes ni saborizantes artificiales ni ningún otro aditivo.
Libres de químicos sintéticos, debido a que no están permitidos los pesticidas, herbicidas ni los transgénicos; las hormonas y antibióticos.

Los animales son alimentados 100% con granos y pastos cultivados orgánicamente, no reciben hormonas. Es sabido que los animales que se crían en forma natural, con pasturas frescas, forrajes y granos orgánicos y sin estrés tienen características especiales. Su carne tiene más cantidad de vitamina E, que es antioxidante, y menos grasa intramuscular (porque no está inmovilizado) que produce menos colesterol en el consumidor.

Además, los alimentos orgánicos deben ser inocuos, es decir, no producir enfermedad. Se busca que la sanidad sea completa y por ende de gran calidad, se buscan además características alimenticias y organolépticas óptimas, (sabor, textura y olor). Por ejemplo: las carnes orgánicas no sufren de contaminación biológica, como el mal de la “vaca loca” (encefalopatía espongiforme bovina), la fiebre aftosa, la intoxicación con Escherichia coli (famosa en hamburguesas industriales), ni salmonelosis (en huevos y aves) ya que las certificadoras controlan los ganados.
Otra característica es la trazabilidad, que debe entenderse como el conjunto de procedimientos técnicos que permite identificar y registrar a un alimento desde su nacimiento hasta el final de la cadena de comercialización en sus distintos productos y subproductos. Por ejemplo: seguir el alimento desde la semilla hasta la góndola; desde la gestación hasta la manufactura.

Cuando se cumplen estas características se obtiene la certificación. Se utiliza un sello que certifica que el proceso de cultivo o crianza responde a la reglamentación de orgánico y deberán contener por lo menos 95 por ciento de ingredientes orgánicos certificados. El control es anual, se toman muestras para laboratorio y se sigue cada una de las etapas de producción. Si el productor no cumple el protocolo, se le da de baja.

¿Qué razones se tienen para consumir los productos orgánicos?

  • Valor nutritivo. Cultivados en suelos equilibrados por fertilizantes naturales, los alimentos orgánicos sugieren una mejor calidad por su contenido en vitaminas, minerales, hidratos de carbono y proteínas.
  • Sabor. Sólo generadas y fertilizadas orgánicamente, las plantas crecen sanas y se desarrollan de mejor forma, con su auténtico aroma, color y sabor, lo cual permite redescubrir el verdadero gusto de los alimentos originariamente no procesados.
  • Salud. Algunos pesticidas prohibidos en determinados países, debido a su toxicidad, continúan siendo usados. Los estudios toxicológicos reconocen la relación existente entre los pesticidas y ciertas patologías, como el cáncer, las alergias y el asma.
  • Agua pura. La práctica de la agricultura orgánica, que no utiliza productos peligrosos ni grandes cantidades de nitrógeno -que contaminan y lesionan el agua potable- es una garantía permanente de obtención de agua para el futuro.
  • Suelo fértil. El suelo es la base de toda la cadena alimentaria y la principal preocupación de la agricultura orgánica. Cualquier práctica de laboreo del suelo debe buscar la conservación de la fertilidad del mismo e, inclusive, mejorar su condición, en particular por el aumento del contenido en humus de las tierras aradas.
    Biodiversidad. La disminución de la diversidad biológica es uno de los principales problemas ambientales de la actualidad. La agricultura orgánica preserva las semillas para el futuro, impidiendo, de este modo, la desaparición de algunas variedades de gran valor nutritivo y cultural.
  • Armonía. La agricultura orgánica respeta el equilibrio de la naturaleza contribuyendo a la preservación del ecosistema. El equilibrio entre la agricultura y la forestación y la rotación de los cultivos, permite la preservación de un espacio rural capaz de satisfacer a las futuras generaciones.

 

En México contamos con una gran variedad de alimentos orgánicos, tanto frescos como procesados, no obstante, una parte muy importante de la agricultura y ganadería en México se realiza con métodos tradicionales de los que se puede esperar alimentos con características orgánicas.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot