¿Son útiles los sustitos de la sal?

Los sustitos de la sal son compuestos en donde el sodio es reemplazado por el potasio o algún otro elemento. De hecho, el cloruro de potasio es uno de los más eficaces para sustituir la sal por su sabor y apariencia.

Estos productos deben contener menos de 120 mg de sodio en 100 gramos de sustituto; además, tienen un sabor más intenso, por lo que deben utilizarse en menor cantidad ya que pueden aportar amargor o gusto metálico.

Los sustitutos de la sal han demostrado ser útiles para:

  • El control de la presión arterial.
  • Disminuir el riesgo de accidentes cerebrovasculares.
  • Menor mortalidad por enfermedad cardiaca.

A pesar de sus claros beneficios, estos sustitutos no pueden consumirse libremente, pues al ser enriquecidos en potasio, en algunos casos podría elevar su concentración, en especial en:

  1. Personas que padecen enfermedad renal crónica.
  2. Personas que consumen medicamentos que impiden excretar el potasio del organismo.

En estos casos se podría estar en riesgo de una hiperpotasemia, por ello se debe consultar con el médico antes de comenzar su utilización. Además, todo sustituto de sal debe usarse con moderación, porque se busca que el gusto se adapte a sabores poco salados.

Otras alternativas naturales que pueden ayudar a potenciar el sabor de los alimentos son:

  • Ajo fresco y molido.
  • Cebolla fresca y molida.
  • Pimienta negra.
  • Hierbas de olor (albahaca, perejil, tomillo, mejorana).
  • Jugo de limón.

Incorpora estas medidas a una alimentación saludable, ejercicio y el consumo de probióticos como el Lactobacillus casei Shirota que ayuda a tener una buena digestión y estimula el sistema inmune a nivel intestinal.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot