Y los antioxidantes ¿son considerados funcionales?

Los antioxidantes presentes en algunos alimentos, tienen efectos benéficos a la salud, se ha visto que pueden ayudan a retardar el proceso de envejecimiento y a prevenir algunas enfermedades, por lo que pueden ser considerados funcionales.

Los antioxidantes son compuestos  capaces de prevenir o retardar la oxidación de las células del organismo, dicha  oxidación es causada por la presencia excesiva  de  radicales libres en el organismo, los cuales  atacan a la células sanas, las debilitan y las hacen más susceptible al desarrollo de enfermedades crónicas, como las cardiovasculares, inflamatorias, neurodegenerativas y relacionadas con el cáncer.

La presencia de radicales libres en el organismo hasta cierto punto es normal y necesaria, el problemas se presenta cuando existe un aumento excesivo de radicales libres en el organismo, éste aumento puede ser provocado  por una mala alimentación, sedentarismo, consumo excesivo de tabaco o alcohol, exceso de radiación solar o ejercicio muy intenso (deportistas de alto rendimiento).

No obstante,  de la misma forma que aumentan los radicales según los hábitos de vida, también puede aumentar la presencia de antioxidantes en el organismo a través de una alimentación correcta. Es  ahí donde juegan un papel fundamental los alimentos ricos en antioxidantes.

Entre los antioxidantes que más abundan en los alimentos, encontramos a ciertas vitaminas, tales como la “A”, “C” y “E”,  así mismo minerales como el zinc, cobre, magnesio y selenio, además grupos de fitoquímicos llamados  carotenoides y polifenoles.

Vitamina C

También llamada ácido ascórbico, es un compuesto que cumple importantes funciones antioxidantes en el organismo, tiene el potencial de proteger  a varios  nutrimentos de la oxidación causada por radicales libres. Desde el punto de vista nutricional la vitamina C es necesaria para la síntesis de colágeno y obtener energía proveniente de grasas. Asimismo se le ha relacionado con el buen funcionamiento del sistema inmune.

Las frutas y las verduras son en general buena fuente de vitamina C, entre las que más aportan, encontramos a la  naranja, guayaba, kiwi, mandarina, papaya, pimiento y  fresas. Recuerda que  consumir por lo menos 5 porciones de verduras y frutas al día aportarán suficientes antioxidantes a tu dieta.

Vitamina E

La vitamina E, es esencial para el organismo, su principal función es actuar como antioxidante, previniendo o retardando la oxidación de las grasas, disminuyendo así, el riesgo  de padecer enfermedades cardiovasculares.

Se encuentra principalmente en la yema de huevo, aceites vegetales (Soya, oliva, cacahuate), aguacate, nueces, almendras, vegetales de hojas verdes y cereales integrales.

Carotenoides

Son pigmentos sintetizados por las plantas.  En la dieta  los carotenoides se encuentran en frutas, verduras y cereales, confiriéndoles color amarillo, naranja o rojo.
El efecto principal de los carotenoides se asocia con sus propiedades antioxidantes, y por tanto brindan protección  sobre las enfermedades cardiovasculares y el cáncer.

Por otro lado, el cuerpo transforma algunos de sus derivados, como el alfa y beta caroteno en vitamina “A”, la cual es de suma importancia en el organismo, ya que participa en la función visual, crecimiento, en la regulación del sistema inmune y mantiene saludables la piel, las uñas y el cabello.

Los vegetales de color amarillo o naranja, tales  como la zanahoria y la calabaza, son una buena fuente de alfa y beta carotenos. Por su parte, la espinaca  también lo es, aunque la clorofila enmascara el pigmento amarillo – naranja de sus hojas.

Flavonoides

Los Flavonoides  son  compuestos fitoquímicos responsables del color  anaranjado claro de frutas como el durazno, papaya, naranja y mandarina. Poseen propiedades antivíricas, antiinflamatorias, actúan como antioxidantes junto con la vitamina  “C” que contiene éstas frutas, protegiendo al colesterol bueno de la oxidación y previniendo la ateroesclerosis.

La forma más recomendable de consumir los antioxidantes, es a través de la alimentación, no solo porque aseguramos su mejor aprovechamiento, sino  además consumimos una diversidad de nutrientes y otros componentes que suman su acción a los beneficios inducidos por los antioxidantes.

 

Componente funcional

Fuentes alimentarias

Función antioxidante

Vitamina C

Naranja, guayaba, kiwi, , mandarina, papaya, pimiento y  fresas

Protege a las proteínas, grasa y carbohidratos  contra el daño oxidativo, causado por radicales libres.

Vitamina E

Aceites de oliva, soya, canola, girasol, nueces, almendras, vegetales de hoja verde, cacahuates, aguacates y cereales integrales.

Previene o retarda la oxidación de grasas.

Disminuye el riego de enfermedades cardiovasculares

Carotenoides

Frutas, verduras y cereales – amarillo, naranja o rojo

Propiedades antioxidantes, y por tanto brindan protección  sobre las enfermedades cardiovasculares y el cáncer

Antocianinas

Berenjenas, frambuesas, cerezas, uvas y vino,

Disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Zinc

Carnes rojas, aves, algunos pescados y mariscos, habas y nueces.

Previene en envejecimiento celular.

Ayuda al buen funcionamiento del sistema inmune.

Protección contra el cáncer.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot