¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La leche es uno de los alimentos más completos con relación a la variedad, cantidad y calidad de los nutrimentos que contiene, por lo que universalmente ha sido incorporada a la dieta diaria, sobre todo de los niños y las niñas, ya que favorece enormemente su crecimiento y desarrollo.

Pero este producto de origen animal contiene un elemento llamado Lactosa o mejor conocido como azúcar de la leche que muchas personas sobre todo adultas, son incapaces de digerir, esto debido a que el intestino delgado no produce una enzima llamada lactasa, impidiendo al organismo metabolizar y asimilar la lactosa, causando así diversas molestias.

Los principales síntomas de la intolerancia a la lactosa son:

  • Cólicos Abdominales.
  • Distensión Abdominal.
  • Diarrea.
  • Gases o Flatulencias.
  • Nauseas.

No todas las personas con esta alteración presentan molestias físicas con el consumo de leche o sus derivados. La intensidad y frecuencia de los síntomas depende de diversos factores, como la cantidad y tipo de lácteo consumido, la edad e incluso la existencia de otras enfermedades del tracto digestivo.

En los lugares donde ha sido frecuente durante años consumir leche y sus derivados, está afección es menor, pero en culturas donde tradicionalmente no se consumía leche, la enzima lactasa, desaparece antes o a lo largo de la vida de las personas, actualmente se estima que casi el 75% de la población mundial padece intolerancia a la lactosa.

En México se estima que el 83% de los mexicanos padece de intolerancia a la lactosa, esta cifra fue dada a conocer por el centro de educación médica e investigaciones clínicas de Buenos Aires,  Argentina en el acta gastroenterológica latinoamericana del mes de Septiembre

Este grupo de investigadores aporta nuevas evidencias respecto a la Intolerancia a la lactosa debido a que en ocasiones síntomas similares pueden presentarse debido a un sobre crecimiento bacteriano en el  intestino, por lo que recomiendan que esto sea considerado al momento de realizar el diagnostico, evitando así la restricción de leche o productos lácteos, ya que esto puede generar un déficit en los requerimientos básicos de calcio.

Es importante mencionar que se puede presentar intolerancia a la lactosa temporal, debida a infecciones, o el uso de ciertos medicamentos.

¿Pero qué factores contribuyen a la intolerancia a la lactosa?

  • La desnutrición provoca una menor superficie de absorción con decremento en la actividad de la lactasa.
  • Las lesiones de la mucosa intestinal.
  • Los virus, bacterias y parásitos dañan la mucosa ya sea por su crecimiento en las células intestinales, por su acción invasora o por la acción inflamatoria que generan, provocando una menor actividad de la lactasa.

Una opción de tratamiento es evitar el consumo de leche y sus derivados, sin embargo esto no es viable debido a que la leche es una excelente fuente de proteínas, grasas, vitaminas y minerales como el calcio elementos necesarios para un óptimo crecimiento y desarrollo en las diferentes etapas de la vida.

Por estas razones la industria láctea ha creado productos de calidad, similares en aspecto y sabor de la leche normal  pero…. SIN LACTOSA, permitiendo así el consumo de este productos por personas que padecen esta alteración.

Existe evidencia científica que los productos lácteos fermentados con probióticos contribuyen a una mejor absorción de la lactosa ya que contienen bacterias benéficas que metabolizan la lactosa, por lo que también son una excelente opción de consumo en este padecimiento.

Comments are closed.

0
    0
    Carrito
    Carrito esta vacíoVolver a la tienda
    Pedidos por chatbot